México necesita un programa emergente de recuperación del empleo que debe ir acompañado de reactivación económica, incentivos a la inversión y en donde la prioridad sea impulsar la inversión, destacaron especialistas en materia económica.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), aseguró que en los primeros siete meses del gobierno de Andrés Manuel López Obrador se perdieron 90 mil empleos formales que significaban prestaciones de seguridad social y protección a las familias.

“Se tiene que generar un programa emergente de recuperación del empleo, el cual debe estar enmarcado en un programa de reactivación económica”, expresó.

Por su parte, el profesor emérito del Tecnológico de Monterrey, Raymundo Tenorio Aguilar, dijo que para recuperar empleos perdidos y facilitar la creación de nuevos, el gobierno debe dar incentivos a la inversión.

“Es necesaria una política fiscal que ofrezca deducibilidad de gastos a las empresas en contratación de nuevas personas, incentivos a mayor deducción en prestaciones que otorgan las empresas a sus trabajadores para instalar nuevas empresas en las periferias de las ciudades, incentivos a las empresas que sustituyan fuentes de energías fósiles”, exteriorizó.

Agregó que los incentivos animan a los empresarios a generar riqueza y, por consiguiente, apoyan en la generación de empleos.

El académico del Tecnológico de Monterrey expuso que la tasa de desempleo de 3.4% muestra que hay dos millones de personas que no hallan empleo en la economía formal y la informal.

En los primeros siete meses se perdieron 90 mil empleos formales que generaban prestaciones de seguridad social y protección a las familias

El presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas, Fernando López Macari, dijo que 65% de la inversión total en el país es generada por la iniciativa privada, por lo que se debe dar certeza a los inversionistas.

“En la medida en que podamos asegurar que los empresarios se van a sentir confiados de poner sus inversiones en México, vamos a tener una recuperación económica y habrá más empleos”.

Cifras que preocupan

Cifras de la Secretaría del Trabajo muestran que en junio se perdieron 14 mil 244 empleos formales en el país, la peor cifra desde 2002.

Al 30 de junio de 2019, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tiene registrados 20 millones 368 mil 666 trabajadores, de los cuales 86% son permanentes y 14% eventuales. En lo que va del año, se han creado 289 mil 301 fuentes de trabajo, una caída de 9.2% contra el mismo periodo de 2018.

De la Cruz dijo que la caída del empleo registra en el IMSS su principal víctima en el sector de la construcción, con una pérdida de 58 mil empleos en lo que va del sexenio.

El país necesita generar entre 80 mil y 90 mil empleos formales al mes para satisfacer un requerimiento de entre un millón y un millón 200 mil fuentes de trabajo.

De la Cruz afirmó que detrás de la pérdida del empleo se encuentra la desaceleración económica y la caída abrupta de la inversión, por lo que se necesita una política de Estado.

“Parte de lo que ha detenido a algunos sectores como la construcción es el haber cortado la inversión pública, si vemos que la inversión pública ha caído 16% entre enero y mayo, evidentemente el gobierno debe reactivar sus procesos de inversión y gasto, para hacer asociación con el sector privado”.

Tenorio Aguilar dijo que, en las cifras del IMSS, los sectores más dañados son 14 de 20 ramas de la industria manufacturera.

Aseguró que la economía estancada afecta la producción, lo cual ha traído la eliminación de segundos turnos, de tiempos extra y se despide a trabajadores.

A su vez, Jesús Sánchez Arciniega, académico de la UNAM, dijo que los que más sufren en un proceso de recesión son los menos educados, aunque el gobierno desechó gente especializada, consultores y técnicos

Las restricciones

De la Cruz advirtió que ya se impulsa un programa de reactivación: el gobierno federal ya tiene un presupuesto autorizado con etiquetación del gasto y las empresas han ajustado sus correcciones en función de lo que están enfrentando.