En riesgo el ahorro de trabajadores


Si se lleva a la realidad la posibilidad de que el Gobierno Federal administre las pensiones de los trabajadores de menores ingres. Cuyos recursos se destinarían a financiar proyectos de gobierno. Se construiría una estructura de pensiones burocrática, optándose por una política pública del país.

Este año debería quedar lista y aprobada la nueva iniciativa de ley que regirá el sistema de ahorro para el retiro, vía las Afores, las cuales manejan 3.7millones de millones de pesos, en cuentas de trabajadores a nivel nacional.

Esta ley que fue presentada a las administradoras de ahorro por el entonces Secretario de Hacienda, Carlos Urzua, ha sido toda una odisea, porque violenta leyes nacionales y acuerdos internacionales.

De ahí que todo parece que, fue una herramienta para que el gremio se sentará a negociar “en serio” con la actual administración, bajo la presidencia de Andrés Manuel López Obrador.

Nos aseguran, que en principio hay un acuerdo entre las Afores, al mando de Bernardo González, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera y el presidente del Senado Ricardo Monreal para modificar dicha ley, en específico el 9no transitorio.

Donde hay tres puntos cruciales que violentan al sistema de ahorro para el retiro. El esquema de comisión que podría llevar a que las Afores dejen de cobrar por el manejo de las cuentas; qué la Consa, al mando de Abraham Everardo Vela Dib, tuviera la facultad de hacer cualquier modificación en el proceso, y que se viole el capítulo 15 del TLCAN, donde la competencia y la barrera de entrada para empresas americanas, se vería en disyuntiva.

Poniendo en jaque a Afore Banamex, que dirige, Luis Sayeg y Afore Principal, al mando de Jaime Santibáñez. Las cuales, por cierto, podrían irse a aún panel de arbitraje internacional.

Pero, hay más riesgo. Si se lleva a la realidad la posibilidad de que el Gobierno Federal administre las pensiones de los trabajadores de menores ingres. Cuyos recursos se destinarían a financiar proyectos de gobierno. Se construiría una estructura de pensiones burocrática, optándose por una política pública del país.

Lo cual, podría ser desastroso, sin una directriz independiente como se lleva hasta ahora.

No hay que olvidar, que uno de los grandes lastres en la administración de las Afores, ha sido la decisión que se tomó en 1996, cuando se estaba gestionando la Ley del SAR, y las autoridades de ese momento, José Ángel Gurria, Carlos Noriega, Guillermo Ortiz, decidieron elevar las semanas de cotización para jubilarse en 1,250, pues imaginaron sería tema de negociación a la baja con sindicatos.  Punto que ni siquiera se tocó en ese momento, y se quedó tal cual. Siendo en la actualidad uno de los puntos que no permite a los trabajadores tener una mejor pensión.

De ahí la flexibilidad de bajar las semanas de cotización de un trabajador, y que lo contempla la iniciativa de ley a las pensiones proveniente de los empresarios. Misma que, ya tocó base con el Presidente Andrés Manuel López Obrador, así como a algunos líderes sindicales, aunque no hay nada escrito.

Dicha iniciativa contempla llevar el nivel de ahorro de 6.5% hasta 15 o 18%. Niveles que, ya exige la OIT y la OCDE.

Además, de bajar las semanas cotizables ante el IMSS, de 1,250 semanas que representan 24 años de trabajo ininterrumpido, a 14 años.

Situación que, de aprobarse, los trabajadores que se pensionen en 2021, ya verían beneficios tangibles, comenzando porque su pensión podría incrementarse un poco.

De lo contrario, los 41 mil trabajadores que podrán retirarse de trabajar en 2021, sólo 30% de ellos podrán aspirar a una pensión, equivalente al 30% de su último salario registrado ante el IMSS, que comanda Zoé Robledo.

En tanto, 70% no alcanzarán una pensión, y deberán retirar sus ahorros, en una sola exhibición.

Esperemos que los recientes acuerdos se lleven a la realidad, y se de paso a dicha ley que sabemos, trae cosas, muy positivas.

Como es la flexibilidad para invertir el dinero de los trabajadores. Ahorita solo pueden invertir en capital privado a través del mercado de valores, con esta nueva ley se podrá invertir directamente en proyectos sin pasar por la Bolsa Mexicana, y generar mayores rendimientos para los trabajadores.

Lo cual, también trae su riesgo, de frente a la poca transparencia. La responsabilidad quedará en la Consar, para poner reglas que permitan no sólo el manejo transparente de los recursos sino un equilibrio entre las Administradores de los ahorros.