El gobierno federal cargó todas las consecuencias sociales y económicas a un solo sector de la sociedad: el empresariado