2020, en disyuntiva


L a recuperación de la actividad económica para 2020 será de 1%, pero se requiere que el Gobierno Federal fomente políticas públicas que den certidumbre al sector privado para impulsar inversiones a largo plazo.

Gerardo Carrillo, director de Finanzas Públicas de Fitch Ratings, aseguró que la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador tiene la disposición de crear incentivos para que las empresas privadas inviertan en el país, lo cual se traduciría en una mejor actividad económica y mayor recaudación para el gobierno.

Sin embargo, hay temas que pueden volver a frenar o tirar la economía mexicana. Pemex enfrenta dos grandes desafíos: el primero es el alto endeudamiento con el que cuenta, traduciéndose en que es la empresa petrolera más endeudada del mundo y esto presiona las finanzas del país. Aunado a ello, la operación de la empresa se tambalea, por lo que es necesario recuperar y estabiliza la producción

Empezamos 2020 con muchas noticias de lo que se podría hacer, pero con una economía que todavía no se reactiva y con una inversión detenida tanto en materia pública y privada.

No obstante, para Gerardo Carrillo, director de Finanzas Públicas de la calificadora Fitch Ratings, para este año se estima una recuperación de la actividad económica de alrededor del 1 por ciento.

En el caso de los estados y municipios, desde luego que el crecimiento bajo de la economía no es el mismo, pero sí podemos tener un crecimiento dispar tanto en estados como en municipios, pero en términos generales una actividad económica deprimida.

Lo que tuvieron que hacer en 2019 fue recortar gastos y ahí es en donde algunos estados batallan un poco más, sobre todo en municipios, donde tienen estructuras de gasto relativamente agotadas, lo cual les estrecha los márgenes cooperativos o la flexibilidad financiera con que cuentan.

En materia de endeudamiento, dice que es una preocupación, hay algunos casos específicos, pero el principal problema viene por el lado del gasto

Deuda soberana

Hablando de deuda soberana, el ajuste de la calificación se hizo el año pasado, bajamos la calificación a triple B con negativa estable, una perspectiva que se ha mantenido estable en los últimos meses, no pensamos que la calificación soberana pueda moverse en los próximos meses, si vemos esta relativa estabilidad.

“Lo que nosotros pensamos de alguna manera, si bien los ingresos han estado y están por debajo de lo presupuestado, la reacción del Gobierno Federal ha sido compensar esta caída con recortes en el gasto público, se ha mantenido una estabilidad y una credibilidad en las políticas públicas y quizá los desafíos más importante en cuanto a la calificación soberana, sea, por una parte, la consistencia que pueda representar Pemex sobre las finanzas públicas, si consideramos que la situación de Pemex es complicada y el soporte que necesite del Gobierno Federal se puede volver una contingencia y una limitante en la calificación soberana.

Y la otra limitante tiene que ver con los indicadores de gobernabilidad, en México están muy por debajo de la mediana que tenemos en los países de la misma categoría de triple B, es la falta de Estado de derecho, con control de la corrupción, con eficiencia de gobierno, con ausencia de violencia, este tipo de cuestiones son muy difíciles de cambiar en un corto plazo.

Sí habrá crecimiento económico, pero se necesita apoyo del gobierno: Fitch Ratings