La CTM de cara al primero de mayo


Por Arturo de la Teja

De cara al primero de mayo, Día Internacional de los Trabajadores, es necesario recordar que la Confederación de Trabajadores de México (CTM) ha impulsado a lo largo de sus 85 años la transformación de la vida laboral de millones de mexicanos, adaptándose y formando parte de los retos que los cambios tecnológicos, económicos y sociales han supuesto para los trabajadores.

La CTM ha sabido integrar de manera inteligente y equilibrada su compromiso con 4.5 millones de trabajadores, participando en las relevantes mesas para combatir los excesos de la tercerización, también conocida como outsourcing, e interviniendo en momentos relevantes como los incrementos salariales y los grandes acuerdos alcanzados con el sector patronal.

Se equivocaron quienes anticipaban que el cambio de gobierno en 2018 supondría el fin de la CTM. Lo cierto es que, como se demostró en 2000 y 2006, esta central, fundada por Lázaro Cárdenas, ha encontrado grandes coincidencias y espacios para dirimir las diferencias y transformar las coincidencias en beneficio de los trabajadores.

La CTM sigue teniendo una presencia muy fuerte, particularmente en industrias como la automotriz, que aporta entre 4.5 y 5% al PIB, y la panificadora, encargada de alimentar a millones de familias mexicanas.

La CTM llega muy fuerte al primero de mayo y segura de que la ruta de solidaridad, respeto e interlocución, refrendada por el presidente de la República en su 85 aniversario, es la adecuada.

La apuesta inicial de quienes calculaban una pérdida de peso específico en el mundo sindical resultó equivocada. Mientras otras centrales o liderazgos sindicales están inmersos en una confrontación persistente, la CTM decidió tener interlocución con el gobierno, respeto con los patrones y compromiso con los trabajadores.

No es para menos. Los grandes cambios económicos y tecnológicos que enfrentan los trabajadores exigen una confederación sindical a la altura del desafío.

Como cada año, este primero de mayo no sólo es una celebración de los trabajadores y un homenaje a quienes han hecho de la conquista de los derechos laborales un modo de vida; es también un espacio para sentar las bases para un mejor futuro de los trabajadores.

Hoy el camino hacia el futuro le exige al trabajador una educación y preparación continuas, que le permitan adaptarse y aprovechar las nuevas tecnologías, al Estado mexicano le corresponde crear las condiciones para maximizar dichas posibilidades, y el sector patronal tiene un compromiso ineludible con la justicia social y la equidad.

Los 6 mil 176 sindicatos adheridos, las 162 federaciones federales, las 34 regionales y los millones de trabajadores que integramos la CTM, confiamos en que juntos trabajadores, autoridades y patrones sabremos aprovechar las oportunidades que representan los grandes cambios para crear un México más justo.