Efectos de la reforma de pensiones en empresas


Esta generación trabajará menos tiempo para poder jubilarse, ya que mientras con el anterior sistema los trabajadores deben cotizar 1,250 semanas o tener 24 años de antigüedad para retirarse, hoy sólo se necesitan 19 años trabajados o mil semanas

Por Georgina Howard

Es innegable que la reforma al sistema de pensiones en México, que aprobó el Congreso por unanimidad, vino a dar un salto cuántico después de 20 años de haberse anunciado.

Hoy, con modificaciones a las leyes del Seguro Social y del Sistema de Ahorro para el Retiro, los trabajadores podrán jubilarse luego de 19 años laborales.

Para lograr esta meta, se propuso casi triplicar las aportaciones patronales al fondo de retiro de 5.1% a 13.7%, una pensión mínima garantizada y la limitación de las comisiones que las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores) cobran a los usuarios del sistema.

Si bien el incremento de las aportaciones patronales será gradual, de 1% a partir de enero de 2023 en consideración a la contingencia por la pandemia de Covid-19, las empresas resultarán impactadas con dicho incremento.

En la reforma se establece que este aumento por la parte patronal permitirá al trabajador ahorrar 15% de su salario base pues el gobierno aportará el 1.3% restante para que puedan invertir sus recursos en el mercado accionario a través de las Afores, en aras de que tengan una pensión digna.

Cabe recordar que el Sistema de Pensiones que estaba vigente fue aprobado en 1997 y consideraba una aportación del Estado y las empresas de 6.5% del salario base, con lo cual el trabajador sólo podía cobrar entre el 20 y 30% de su salario al momento de jubilarse por las bajas aportaciones que se destinaban al fondo de pensiones.

Con la reforma al sistema de pensiones que se aprobó, el porcentaje aumentará para que el empleado reciba mensualmente entre el 55 y 70% de su salario al momento de su retiro, dependiendo de los años que haya trabajado bajo este esquema que se acaba de aprobar, pero los principales beneficiados serán los jóvenes, quienes podrán visualizar los cambios en su Afore.

Aunado a ello, esta generación trabajará menos tiempo para poder pensionarse, mientras con el anterior sistema los trabajadores deben cotizar 1,250 semanas o tener 24 años de antigüedad para retirarse, con el actual sólo cotizarán mil semanas, o 19 años, en los sistemas de seguridad social para tener acceso a su fondo de pensiones.

Y para las personas que tienen muy poco dinero ahorrado en su Afore, el gobierno se comprometió –como se establece en la reforma aprobada por las cámaras de Diputados y Senadores– a otorgarles una pensión mínima garantizada de 4,445 pesos mensuales.

El ajedrez de las Afores

A la fecha, son 10 las Afores que se encargan de invertir 4,410 millones de pesos de un universo de 65 millones de mexicanos que están en alguna administradora, según cifras oficiales de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Pero por este solo servicio de dispersar recursos en bancos y fondos de inversión para obtener rendimientos, las Afores cobran por comisión el 0.9% del total ahorrado a cada trabajador. Con la reforma aprobada, estas administradoras sólo podrán cobrar como tope el 0.58%, lo que ya generó inconformidad entre las Afores.

La Asociación Mexicana de Afores advirtió, en este sentido, que los controles de precio le restan competitividad al mercado y, por lo tanto, actúan en detrimento del ahorro de los trabajadores.

La calificadora Fitch Ratings, por su parte, aclaró que de colocarse un tope a los cobros de las Afores, el rendimiento que pueden tener y, por lo tanto, el beneficio para los trabajadores, sería menor. Incluso, algunas Afores con pocos afiliados pueden salir del mercado y la oferta para los trabajadores se reduciría también.

Hasta septiembre de 2020, según datos de la Consar y la Amafore, las Afores obtuvieron ganancias por 35 mil millones de pesos en el mercado bursátil.

Para lograr estos cambios se modificaron los artículos 154 y 162 de la Ley del Seguro Social (LSS), para que el número de semanas de cotización que se requieren para gozar de las prestaciones de los seguros de cesantía en edad avanzada y vejez, pasen de 1,250 a mil en total.

Para incrementar a partir de 2023 la aportación total de la cuenta individual de los trabajadores de 6.5% a 15%, incluyendo la cuota social, se incorporaron cambios en el artículo 168 de la LSS, y ajustes en los artículos 139, 159, 165 y 218.

Y con el fin de aumentar el monto de la pensión a quienes cumpliendo los requisitos se quieren ir por cesantía y vejez, pero no tienen los recursos suficientes en su cuenta individual para obtener una pensión mayor a dicho monto, se reformó el artículo 170G para modificar la manera de determinar el monto de dicha pensión.

Actualmente puede ser hasta de 3,289 pesos, pero se propuso que en lo sucesivo se calcule considerando las semanas de cotización, el promedio del salario base de cotización que el trabajador obtuvo durante su vida laboral, y la edad del trabajador.

En los artículos 157 y 164 de la LSS se plantea ampliar las opciones a las que pueden acceder los trabajadores para disponer de los recursos de su cuenta individual en el momento de obtener una pensión.

Con la aprobación en lo específico de la adición de un octavo párrafo al artículo 37 de la Ley del Sistema de Ahorro para el Retiro, las comisiones que cobren las Afores estarán sujetas a un máximo.

El monto máximo resultará del promedio aritmético de los cobros en materia de comisiones en los sistemas de contribución definida de los Estados Unidos de América, Colombia y Chile.

En la medida que las comisiones en estos países tengan ajuste a la baja, serán aplicables las mismas reducciones y, en caso contrario, se mantendrá el promedio que al momento se esté aplicando.