Divorcios en tiempos de Covid


A un año y medio del Covid, se vuelven complejas las relaciones familiares y personales y el tema se transforma, pero ¿las reglas están hechas para esta transformación?

Ana María, maestra en derecho laboral y directora de Kudish Abogados, asegura que la violencia doméstica ha tenido un incremento del 100% con muchas más denuncias. La vida ha resultado muy difícil con adultos mayores, niños, esposo y mujer en casa.

Se ha triplicado el trabajo, principalmente para las mujeres, afectando mucho a la familia. Lo cierto es que las parejas que tenían una buena relación han prevalecido, porque los señores le han entrado al quite y los integrantes de la familia han tenido que adaptarse y apoyado.

Pero en el tema económico, muchas personas se han quedado sin trabajo o han visto que se les reduce, lo cual genera mucho estrés y hace que la violencia doméstica se incremente.

Y las parejas que se llevaban mal la sobrellevaban porque vivían con ayuda de que el marido salía desde temprano de casa al trabajo, y las señoras podían hacer su vida. Hay parejas que han terminado por divorciarse ahora que los juzgados ya están abiertos, que la situación judicial ha entrado en una cierta normalidad.

Por ello, en el cierre de año se registrará un boom de divorcios. La pandemia potencializó las relaciones que iban mal.

¿Y las instancias?

La situación es mundial. Las naciones unidas han hecho un llamado mundial para que todos, hombres y mujeres, puedan tener una división de tareas. Esta pandemia nos debe dar un grado diferente de masculinidad, donde los hombres también realicen labores domésticas.

Donde la violencia se tipifique no sólo violencia física, sino verbal, sexual. Es necesario que los juicios no se queden en el tintero, será necesario que por parte de las autoridades se mantengan andando los procesos sin que una pandemia o una tercera o cuarta ola hagan que todo se paralice.

Las leyes mexicanas en lo familiar son magníficas, el problema es su falta de aplicación, el desbordamiento de trabajo, la falta de aplicación de leyes, y la falta de recursos en la cadena operativa.

Hoy los jueces están desbordados de trabajo. ¿Cómo explicar que si hoy en día pides una audiencia de divorcio te la den hasta febrero del próximo año? Qué se hace entonces.

En forma de operación, urgen mayores recursos al Tribunal Superior de Justicia, generar más juzgados, más personal capacitado.

Únicamente en la Ciudad de México hay 42 juzgados familiares que están desbordados porque reciben 3 mil 500 mensuales nuevos, es imposible atender en forma.

Se tendrían que haber conformado 20 juzgados de lo familiar para que operaran oralmente y sólo se tienen 10 por falta de presupuesto. Esta pandemia vino a destapar la situación que se vive en lo familiar, y las carencias de las autoridades de justicia.